Páginas vistas en total

martes, 8 de octubre de 2013

¿Has visto esas plaquitas?

Hay algo en Alemania que la gente no suele descubrir hasta pasado un tiempecillo o hasta que alguien se lo dice. Cuando llevaba unas semanas aquí una amiga me preguntó que si me había fijado en las plaquitas que hay en el suelo de la calle, y la verdad es que no había visto yo ná’, así que cuando salimos a pasear me enseñó unas cuantas que nos fuimos encontrando por el camino. ¡Y resulta que hay un montón! Se trata de las Stolpersteine, unas placas que conmemoran a las víctimas del holocausto nazi. Son obra de un artista alemán llamado Gunter Demnig, y se encuentran por toda Alemania. Las placas están colocadas en sitios estratégicos (lugares donde murieron las personas, donde ejercían su profesión... aunque por lo general suelen estar delante de las casas donde vivieron) y en cada una de ellas consta el nombre, la fecha y lugar de nacimiento, lugar de deportación y lugar y fecha de la muerte. Lo que más me impacta personalmente es que no ponen “fallecido” sino “asesinado”... Se llaman así porque, al tener un poco de relieve, se supone que la gente se tiene que tropezar con ellas y fijarse en las placas; de este modo nadie olvidará lo que pasó y “no se volverá a repetir”. No puedo asegurar que estén ahí todos y cada uno de los nombres de las personas fallecidas, solamente sé lo que me han contado y lo que se puede encontrar por Internet (que pa’ eso está Google), pero la verdad es que es bastante curioso, y de momento me he cruzado con estas plaquitas en todas las ciudades donde he estado, por pequeñas o remotas que fueran. La verdad es que cuesta darse cuenta de que están, pero una vez lo sabes, las ves allá donde vas; es un recordatorio constante.


Por si os interesa, existe una Base Central de Datos con nombres de estas personas; si véis una placa y os interesa saber más sobre la víctima, podéis buscarlo aquí: http://db.yadvashem.org/names/nameDetails.html?itemId=521161&language=es (Aquí ya os sale el resultado de la mujer que aparece en la foto de abajo, que hice el año pasado):




Esta la he visto esta mañana y se me ha ocurrido escribir la entrada sobre esto


7 comentarios:

  1. Pues hasta ahora no me había dado cuenta, pero me voy a fijar más cuando vaya a la ciudad por si veo alguna. Es triste la historia que tienen detrás de ellas, pero me parece un buen recordatorio para que no se olvide.
    ¡Besotes desde el sur!

    ResponderEliminar
  2. Nunca te acostarás sin saber una cosa más... Pero, sinceramente, con esa especie de complejo que parecen tener los alemanes con ese rollo de los nazis, me parece una autotortura de lo más innecesaria, aunque sea un recordatorio bonito.

    ResponderEliminar
  3. Da igual el tiempo que pase, en cuanto veo alguna se me pongo triste. Y sí, por desgracia están por todas partes...

    Un salduo

    ResponderEliminar
  4. Me has dejado con la boca abierta... Qué impresión cada vez que ves una no?

    ResponderEliminar
  5. No tenía ni idea! En mi próximo viaje a Alemania (¡que ya se acerca!) me fijaré!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Ya habia leido sobre ello hacia poco y la verdad es que el otro dia lo comentaba con mi chica. Un detalle de lo mas curioso. En Colonia hay una barbaridad de ellas.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  7. He llegado a tu blog de casualidad y me parecen curiosas las cosas que cuentas :)
    No tenía ni idea de lo de esas baldosas me parece bastante interesante y un buen homenaje, aunque por desgracia sea por algo tan triste...

    ResponderEliminar

Comenta, comenta, que yo te vea...