Páginas vistas en total

miércoles, 18 de septiembre de 2013

El bolso de alemana

El bolso de alemana es el nombre que le doy a los bolsos que llevan todas las alemanas por aquí, un bolso que al principio me pareció horrible, parecía más un neceser gigante que otra cosa, hortera y simplucho. Y encima carísimo. La verdad es que nunca me había fijado en él, hasta que el invierno pasado, allá por la época en que Lana del Rey acaparaba todas las marquesinas de los autobuses promocionando H&M, una amiga me dijo que qué me parecía "el bolso de alemana". Al principio no supe de qué me hablaba, hasta que eché un vistazo alrededor y vi que estaba rodeada de una plaga de bolsos feísimos que, así sin contexto ni nada, en un escaparate, yo habría tomado por neceseres de los que venden/regalan en el Douglas o el Yves Rocher.

Peeero aaaaamiga, lo que tiene llevar aquí ya un tiempecillo es que te acostumbras a ciertas cosas de las que en tu hábitat natural en España renegarías. Y una de ellas es, como podéis imaginar, el bolso de alemana. Para mi horror, últimamente me he descubierto en más de una ocasión mirando con casi-envidia a las mozas germanas llevando estos bolsos caros y horribles. Jo, es que una vez los ves puestos no te parece una aberración tan grande, los hay en muchos colores y su simplicidad atrae bastante, ya que no me gustan los bolsos recargados y con muchos bolsillos por fuera o dibujitos. Supongo que los gustos van cambiando conforme te acostumbras al entorno, ¡si hasta la mierda-moqueta me parece medianamente útil en invierno, para no pasar frío en los pies! Por no decir de las gabardinas que desde ayer he visto que lleva todo el mundo. ¿Pero dónde estoy yo cuando se instauran las modas aquí? ¿Por qué de repente bajan las temperaturas considerablemente y todo el mundo lleva el mismo abrigo? Nunca me ha gustado llevar las cosas que se ponen de moda, pero es que las gabardinas estas son muy bonitas, y con el bolso de alemana quedan muy bien. Pero debo contenerme: ¿qué será lo próximo, llevar las botas UGG? Por lo pronto, me quedo tranquila sabiendo que no tengo dinero para pagarme un bolso de esos, aunque quisiera saber vuestra opinión: ¿son tan feos como yo pienso, o son pasables? Si algún día se me va la cabeza y me compro uno, colgaré una foto para dejar constancia de mi enajenación mental. Hasta entonces, lucharé contra la tentación.



Foto del flamante Bolso de alemana

5 comentarios:

  1. Ayer vi yo a una con unas UGG fucsia a juego con el bolso que dices. Una maravilla, vaya. No podrán decir que las alemanas no llaman la atención allá por donde van. ;D

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Pues el bolso no es lo más bonito del mundo, pero he de confesar que yo tuve HASTA QUE ME VINE A ALEMANIA unas botas de esas UGG. Ni sabía cómo se llamaban, pero las usaba a todas horas. Son muy cómodas y calentitas. Qué pena tuviera que tirarlas por estropearse con tanto uso. Pienso comprarme otras nada más pueda.

    ResponderEliminar
  3. Uffff no soporto estas modas en que todo el mundo lleva lo mismo, como si no tuvieran personalidad. Si es porque les gusta y tienen la pasta vale, pero la mayoría de las veces creo que es por fardar.

    Ahora tendrás que poner una foto del bolso ese porque me has dejado con la curiosidad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si haces clic sobre la primera vez que sale "el bolso de alemana" (está en verde) se te abre un enlace para verlo

      Eliminar
  4. Cuando estuve en Toledo (en octubre, casi ná), me encontré con un viaje de estudios de adolescentes y varias llevaban el bolso de alemana, así que empecé a gritar "!El bolso de alemana, el bolso de alemana, estos son alemanes!" (y me había puesto en medio del grupo), pero al final hablaban francés. Estuve a punto de hacerle una foto para enviártela, pero al final no.

    ResponderEliminar

Comenta, comenta, que yo te vea...