Páginas vistas en total

viernes, 22 de noviembre de 2013

El buen servicio y las diferencias culturales

Ya sé que muchas veces me quejo porque la fama de eficientes de los alemanes no siempre se cumple (véase la batalla de un mes que tuve con los de Internet para que me lo arreglaran...), pero la verdad es que muchas veces tienen detalles que no he visto nunca en España. Hace un año, cuando llegué a Alemania, acompañé a mi entonces compañero de piso (un inglesito loco, algún día os hablaré de él y alucinaréis) a buscar trabajo en una ETT. Para mi sorpresa, cuando nos atendieron nos preguntaron que si queríamos té, café, agua, cola, galletitas... Ya había visto algo parecido en Bélgica, y en la misma ETT, así que pensé que igual era un detalle que caracterizaba a esta empresa en concreto. Sin embargo, más adelante fui a abrirme una cuenta de banco y, para mi sorpresa, me volvieron a ofrecer bebidas. Por una vez, accedí y pedí agua... y me la trajeron con gas. Es mi pequeño trauma desde que estoy aquí, pero ese también es otro tema. Y finalmente, el otro día fui a una óptica (¡una óptica!) y me volvieron a ofrecer que si café, que si té... Vamos, no sé, pero hasta ahora no he visto esto nunca en España, y creo que uno de los motivos puede ser simplemente cultural. En España, nos educan desde pequeños a rechazar lo que nos ofrecen cuando estamos de invitados en casa de alguien. Más o menos, el ritual es algo como...

*Anfitrión invita - invitado rechaza - anfitrión insiste - invitado asegura que no, que de verdad, estoy bien - anfitrión insiste una tercera vez - invitado acepta*

En otras culturas, sin embargo, cuando el invitado rechaza la oferta no se le suele insistir, porque si dice que no quiere tomar nada, será porque no tiene sed. Así de simple y lógico. Y si tienen sed, pues dirán que sí, si es que para eso los alemanes son muy directos y sinceros. Pues digo yo que igual es este el motivo por el que ofrecen cosas: porque de verdad las van a aceptar. Apuesto a que los españoles debemos de ser los únicos pringados que rechazamos las bebidas; igual hasta es de mala educación y todo, vete a saber. Por supuesto, estoy generalizando, pero por lo general, es así. ¿Tenéis alguna experiencia por el estilo? ¿Qué otra teoría tenéis para que aquí ofrezcan cosas mientras que en España ya ni caramelitos nos dan? ¿Será la crisis? ¿Qué os parece que ofrezcan bebidas mientras te atienden? No sé, pero a mí no me parece muy normal estar bebiéndose un café mientras te gradúan la vista o te preparan el interminable papeleo en el banco para abrirte una cuenta, con todos los folios y carpetas de por medio y todo... Yo no lo acabo de ver.

13 comentarios:

  1. Vuelve una vez más la ignorancia a escribir. La emigración de nuestra generación no esta sirviendo mucho sobre todo para poder comprobar lo imbéciles que somos desde hace un tiempo.

    Para empezar rechazar algo que te ofrecen en casa ajena es de muy mala educación, antiguamente en España, más o menos cuando tus padres eran adolescentes, el rechazar cosas era mal visto, en caso de no querer realmente nada siempre estaba la posibilidad de pedir un vaso de agua, pero ahora nosotros no hacemos ni eso y no se desde cuando se veía de buen gusto y educación rechazar absolutamente todo.

    Así como el trato e Ud a personas mayores ente otras cosas, esto es algo más que hemos perdido y que no volverá, pero me gusta que alguien como tu pueda verlo y que aún no es demasiado tarde para adoptar viajas y sanas costumbres, o quizás sí?

    Però pots continuar pendant que l'educació que vas rebre i la teva vida en Barcelona va ser de puta mare, a part de creure que ho sabies tot.

    M'escalfas tia, però moltissim

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no estás de acuerdo con lo de aceptar/rechazar algo en condición de invitado escribe a los que estudian el ámbito sociocultural y pide que cambien el temario de los másteres universitarios, porque eso es lo que he estudiado yo además de haberlo vivido. Me negarás ahora que cuando vas a algún sitio y te ofrecen algo no has dicho alguna vez "no, gracias" y lo has aceptado todo de primeras.

      Lo del uso del tú/usted es otro tema que igual deberías discutir también con los lingüistas y sociolingüistas, pero a mí no me metas en el tema. Y nadie dijo que volver a la vieja (que no sana) costumbre de decir "usted" sea algo bueno. La lengua cambia con la cultura y se refleja en ella, què li farem.

      Por último, nunca he dicho que lo sepa todo, y si no te gusta lo que lees eres libre de cerrar ventanita y no volver más por aquí.

      I si tant t'escalfo, fes-te una palla.

      Eliminar
    2. Hola Anònim, si tant et molesta la ignorància, vigila les faltes d'ortografia i mira què tecleges, no costa res revisar el text abans de publicar.
      I no parlis de bona educació quan vens al blog d'algú a criticar amb mala llet.

      Eliminar
  2. A mi me lo han ofrecido en la peluqueria, cafe, refresco o agua. Y eso si que es raro, con todos los pelos por ahi andarte tomando un cafe.
    En cuanto a teoria esta mas que clara, esta incluido en el precio. Creo ademas que aqui no esta mal visto rechazar una bebida en uno de estos lugares. como bien dices los alemanes son directos y sino quieren no quiere.

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en la peluquería nos ofrecieron hasta cerveza! Bueno, y en la óptica también, aunque a mi amigo no le dejaron porque se tenía que graduar la vista y piripi no puede uno ver los números bien jajaja

      Eliminar
  3. Por aquí no lo he visto nunca, pero debe ser según el país. Yo soy de las que rechaza las bebidas, pero eso es porque nunca me ofrecen agua, que es casi lo único que bebo. Si me ofrecen Coca Cola o Fanta o té, como no me apetece, digo que no. Pero siempre insisten hasta que digo que sí. cansa un poco, así que a veces acepto y me bebo el brebaje para ahorrarme el numerito. Después de todo la gente sólo intenta ser amable.

    ResponderEliminar
  4. Pues si has aprendido en un "Master" a rechazar lo que gentilmente te ofrece la gente, pásame el temario y así salgo yo también de la ignorancia. A ver si también has estudiado como coger los cubiertos y a comportarte en casa ajena cosa que deberían haberte enseñado tus padres y no el colegio.

    Evidentemente tengo criterio y no estoy de acuerdo lo que enseñen en un "Master" si no es del todo coherente, como lo del uso de UD, eso no es evolución del lenguaje, también si quieres puedes decir que el Leísmo, Laísmo, o la aceptación de Psicología sin la P inicial es también evolución del lenguaje. A ver que me has aprendido tu.

    Tenìa que surtir la búlgara dient que havia comès un error ortogràfic, si em volies atacar usant això com arma era bastant evident, estava esperant que algú digués alguna cosa i m'alegro que hagis estat tu. El teu blog es tant dolent que no em passaré mai a veure que barbaritats escrius.

    Per cert auslenda, no em poses gens.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No t'ataco, defenso a qui tu ataques, que és diferent. Tinc més dignitat que tu, pel que sembla.

      Eliminar
  5. Mama en Bulgaria dedicate más bien a tu Vulgar marido y a tu hijo y no le des tanta importancia a cosa que no la tienen, vale? tienes cosas más importantes que hacer que ir de abogada del pobre por la web y creo que aún te esperan muchas dificultades en la vida.

    Así que dedicate a lo tuyo que es, ser mama en Vulgaria, país de vulgares. Por si no lo pillas y vuelves a corregir ortografía, he escrito Vulgaria expresamente.

    ResponderEliminar
  6. Ausländerina,

    buena apreciación! Mi pobre vecina hasta cuando se enteró que me gusta la Schweppes de limón me compra siempre el sucedáneo más parecido para cuando voy a visitarla ;D

    ara, pel que emprenya i ni tan sols té la decència de posar un nom: llegeix aixó

    http://www.marketingguerrilla.es/dimelo-a-la-cara/

    Besotes Ausländerina***

    ResponderEliminar
  7. Yo en general rechazo todo, pero por timidez, me da corte tomarme algo de alguien que no conozco. Mis padres, en cambio, no tienen ese problema, y te aseguro que no me han educado así. Soy yo, que me resulta incómodo aceptar cosas de personas que apenas conozco. Aunque en mi generación somos mucho de eso. Tal vez sea un cambio cultural de las últimas décadas.
    A mí desde luego no me gustaría estarme tomando algo en tales circunstancias, como mucho agua.
    ¿Allí siempre te dan el agua con gas o qué?

    ResponderEliminar
  8. A mí me pasó cuando fuimos al banco. Nos ofrecieron café, té y agua con gas (por supuesto). Yo lo rechacé porque no bebo ninguna de las tres cosas, pero mi novio sí se tomó un café y dijo que estaba muy bueno. Nos sorprendió muchísimo. La verdad es que el trato que dan en algunos sitios es inmejorable.
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  9. Los mejores cafés del mundo mundial -exceptuando los que yo preparo, claro- son los de mi garaje. Me saben siempre a gloria y me amenizan la espera.
    Por cierto. Yo ya no rechazo nada y sí, los españoles somos unos pringaos para estas cosas.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Comenta, comenta, que yo te vea...